Tips embossing caliente

Hoy os muestro los trucos que yo uso para que salga un embossing caliente perfecto. No os voy a hablar del embossing en frío (hecho con texturas con la Big Shot). Muchas me preguntáis por Instagram cómo hago para que me quede así y siempre os digo que poco secreto hay. Simplemente os voy a contar cómo lo hago yo porque me funciona a mi… Seguramente haya más maneras o trucos para hacerlo, pero yo sólo conozco esta.

Aprovecho además para enseñaros cómo he hecho la tarjeta de mi reto de Instagram #retotarjetasemanal en la que para esta semana 27 os proponía usar embossing caliente.

Lo primero que hay que tener en cuenta es el material: Para empezar es suficiente con una pistola de calor, una tinta para hacer embossing, polvos de embossing y la almohadilla antiestática.

  • Pistola de calor: son relativamente baratas y hay de muchas marcas. Una vez que la tienes se le saca mucho partido ya que vale para acelerar cualquier tipo de secado de tintas, acuarelas, etc aparte de hacer el embossing. La mía tiene casi 4 años y está como el primer día:

  • Tinta para hacer embossing: hay en tamaño normal de tinta y también en tamaño mini, muy útil sobre todo para sentimientos y pequeños sellos. Dura mucho e incluso venden recarga. Lo importante es que esté jugosa para que cree el pegamento que se necesita para que después se adhieran los polvos. La más famosa es la Versamark con la que también se puede hacer marca de agua (sin polvos). Un truco que yo uso mucho con el embossing es usar una tinta húmeda y echar directamente polvos transparentes encima. De esta manera se crea relieve en el color que usemos de base (por ejemplo con la tinta Versafine para después colorear)

  • Polvos de embosssing: Hay de muchas marcas y los colores son infinitos. Para empezar yo recomiendo unos blancos y transparentes y también dorado y plateado, al menos son los que yo uso más. Si puede ser, los mejores para mí son los ultra finos. El acabado queda muy fino y se aprecia mejor el dibujo
  • Almohadilla antiestática: puede ser en formato almohadilla o también hay otro formato en el que hay un recipiente con los polvos y un pincel para esparcir. Muchas me preguntáis siempre si es estrictamente necesaria. Yo os digo que SI, ABSOLUTAMENTE. Creo que es donde reside el secreto del embossing perfecto, es la única manera de que no nos queden polvos donde no queremos, ya que nos pueden estropear un trabajo. Aún así, siempre antes de secar uso un pincel fino por si han quedado polvos donde no quiero que haya. Muchas también me habéis comentado que usáis polvos de talco, yo no lo he probado nunca así que no os lo puedo recomendar.

El procedimiento que sigo para hacer el embossing caliente normal es el siguiente:

Debemos usar una cartulina de un grosor bastante alto ya que tiene que aguantar el calor que le demos con la pistola.

Paso 1: Por todo el espacio donde queremos estampar pasamos la almohadilla con los polvos antiestáticos.

Paso 2: Elegimos el sello que queremos estampar y lo mojamos con la tinta, notando que quede jugoso. Después lo estampamos con cuidado y firmeza para que no nos salga doble el sello. Lo complicado de usar este tipo de tinta es que no se ve cómo estampamos ya que la tinta es transparente, sobre todo en cartulinas claras o blancas. Así que si queréis estampar varios motivos hay que ir haciendo poco a poco. Yo he elegido esta rosa para que veáis el efecto:

 

 

Paso 3: Echamos los polvos que queremos usar, sin tardar demasiado para que no se nos seque la tinta. Comprobamos que nos quedan polvos allá donde queremos que nos queden y con un pincel quitamos los polvos donde no queremos que haya.

Así es como se ve con los polvos ya cubriendo todo:

Paso 4: Secamos los polvos con la pistola. En cuanto cambie de color es cuando tenemos que dejar de aplicar calor, para que no se quemen los polvos y salgan burbujas. Comprobamos igualmente que se han secado todos los polvos, se ve claramente porque todo ha tenido que cambiar de color. ¡¡¡Esa es la magia del embossing!!!

En la foto se aprecia cómo se han secado los polvos desde arriba a la izquierda y el resto no:

Para esta tarjeta de hoy he elegido este sello de Hero Arts que tengo desde hace muchos años y al que tengo un cariño especial. Me encanta para hacer fondos, sobre todo con embossing. La he hecho con polvos de embossing blancos para que resaltara más sobre esta cartulina rosa. Después he puesto el sentimiento sobre un círculo hecho con vellum también con embossing de polvos blancos.

Espero que os haya gustado la tarjeta y la breve explicación de cómo yo hago el embossing en caliente. Si tenéis dudas, ya sabéis dónde encontrarme, tanto en un comentario aquí, como por Instagram, mail, etc.

 

 

Publicado en Blog, Tarjetas, Tutoriales y etiquetado , , , , .

4 Comentarios

  1. Preciosa! Realmente bonita. Ese sello es espectacular. No sabía que se pudiera cambiar la almohadilla del embossing, que fuera “renovable”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *